Category: Uncategorized


Hola terapeutas, después de cinco meses sin escribir, al fin tengo algo a la altura de todos vosotros, resulta que hace unos días he borrado mi cuenta de feis-buk. La verdad es que como casi todas las personas me creé una cuenta en feis-buk al verme arrastrado por compañeros, colegas y amigos, pero si me pregunto realmente a mi mismo, me doy cuenta de que a mi nunca me gustó el rollo de contar a la gente como me siento en éste preciso momento, ni poner fotos de mi última borrachera. Si bien dentro de éste caos hay que reconocer que siempre hay alguna persona que nos brinda información que nos enriquece o aporta de algún modo. De todas formas en mi opinión hay que reconocer que lo que predomina en ésta red social son banalidades acerca de personas que en la mayoría de los casos son simples colegas o conocidos, ni siquiera amigos.

Pero realmente lo que personalmente me molesta es por poner un ejemplo, ver como personas con las que no tengo contacto desde hace quizás años y que nunca tuve ninguna relación más allá de la simple cortesía te felicita por tu cumpleaños además en algunas ocasiones con una efusividad y empatía que supera a la felicitación de tus amigos más íntimos, pero a la misma vez sabes muy bien que a esa persona le preocupas  tanto como te preocupa a tí tu vecino. Por otra parte me intento poner en los zapatos de la otra persona, pero no logro entender como su tiempo vale tan poco como para perderlo en felicitar a alguien que conoció tal día en tal fiesta.

He entrado en una maravillosa dinámica que espero comprometerme cada vez más con ella, que consiste en apreciar mucho más mi tiempo, y si antes era ya muy selectivo con que amistades paso tiempo, ahora lo seré mucho más. (Aquí un artículo relacionado, muy interesante). No quiero perder el tiempo contestando a ésta persona, ni mirar el “time-line” de mi feis-buk sintiéndome como un zombie, no me aporta, no me gusta, entonces que estoy haciendo?, supongo que toda ésta evolución personal que estoy viviendo, siendo éste solo un ejemplo, me gustaría pensar que es un proceso de hacer crecer la conciencia de mi vida, de lo que hago, y de mi tiempo.

En vez de mirar el time-line de feis-buk, veo documentales, películas, leo bastante más, hago deporte y me subscribo a twitters que me merecen la pena y que me inspiran para seguir dando pasos en la evolución de mi conciencia. Mucha gente podría pensar que no pierden mucho tiempo con el feis-buk, pero sería genial una extensión para nuestro navegador que contabilizara el tiempo que gastamos en feis-buk, creo que la mayoría de nosotros nos sorprenderíamos, y aunque fuera poco tiempo, son éstas pequeñas cosas que nos quitamos de encima las que nos permiten hacer hueco para cosas nuevas, que quizás no hemos hecho nunca. Como dice Alejandro Jodorowsky “Cada vez que hacemos algo nuevo que nos saca de nuestra rutina, empezamos a sanar”.

Solemos decir que charlar es perjudicial y que tenemos que comunicar más, y creo particularmente que nos hemos olvidado del maravilloso sistema de comunicación (que no de charlar), el e-mail, nos hemos olvidado de las listas de correo, y personalmente me parece que todavía hay mucha gente sobre todo en España que no le ha dado una oportunidad a twitter, que además, es una via de información de actualidad no mediatizada, o al menos nosotros decidimos de que fuente bebemos…

Un saludo cordial.

El terapeuta

Tras varios meses sin escribir, he vuelto a mi senda, mejor dicho estoy volviendo a mi senda creativa, o mejor dicho todavía mi dark passenger me está guiando hacia una senda que siento como mágica. Para los que no sean fans de la serie de televisión Dexter, os voy a explicar un poco de que va ésto de El dark Passenger, Dexter es un forense en el departamento de homicidios de Miami, pero detrás de esa vida, también resulta ser un asesino que solo mata a otros asesinos, desde pequeño tuvo la necesidad de matar, y a esa necesidad él la llama su “Oscuro pasajero” como si alguien le acompañara en todo momento, una necesidad de expresarse con su verdadera esencia, una esencia oscura, innombrable y a menudo inconfesable.

Éste ejemplo no me resulta tan distante de lo que sería para mí una metáfora de la creatividad, porque todos los músicos hemos sentido apatía, debido en parte a lo larga, a menudo vitalicia que es ésta carrera, y es curioso como a veces en diez minutos puedes solventar el pasaje que siempre te ha fallado, o no veías claro que quieres decir en ésta frase, y en un momento lo ves clarísimo;  quizás en éste caso concreto esté hablando más de la inspiración, de como un buen profesor puede motivarte tanto, que lo veas todo claro y que sientas que solo le tienes que echar unas horas y punto, o que lleves una obra a un determinado nivel y te motivan como si le dieran a un minúsculo interruptor, porque es literalmente minúsculo, nada técnico, nada musical, solo una motivación que puede ser cualquier cosa y encendieran la creatividad que creías muerta pero que solo estaba dormida, descansando.

Hace poco un buen amigo me escuchó el primer movimiento del concierto para violín de Tchaikovsky, es un concierto que he llevado a concurso, y a concierto varias veces, y por lo tanto podría decirse que lo conozco bastante bien, de hecho quizás lo conozca demasiado bien, porque a menudo cuando tocas algo muchas veces pierdes ese “duende” que llaman los intérpretes de flamenco. Pues éste amigo toca el trombón, no conoce evidentemente la técnica del violín ni las dificultades de éste concierto, pero hizo que mi interpretación mejorara un 35% al menos. La inspiración no viene solamente de profesores, intérpretes mejores que tú etc… la musa de tu inspiración puede estár en cualquier sitio y puede aparecer en cualquier momento. Solo hay que procurar que te pille trabajando, tal y como dice el refrán y estar receptivo para darte cuenta de lo maravilloso y divino que es lo que estás recibiendo, y es dificil cuando desde pequeño te han “apretado” tanto para superar las grandes dificultades que tiene tu instrumento, muchas veces es difícil pensar de manera creativa y salirte del mundo técnico para preguntarte como humildemente puedes poner al servicio de la idea musical tu técnica. Si nuestro mundo fuera bastante más sano estoy seguro que la linea entre profesor-alumno se difuminaría bastante y aprenderíamos mucho más.

El terapeuta

El motivo

Hoy quiero escribir acerca de lo dificil de hacer arte hoy en día, hablando desde el punto de vista de un músico, pero seguro que facilmente aplicable a otras artes.

Hoy en día, hablando en general, nos encontramos con un problema, somos demasiada gente en el planeta. Un dato, desde 1950 (ayer como quien dice) la población mundial se ha duplicado. Si miramos a todos los problemas medioambientales que estamos teniendo, vemos que se puede arreglar muchos problemas apostando por energías renovables, reciclaje, cambiando nuestras prioridades (consumomismo vs crecimiento y consumo espiritual e intelectual), pero también observamos que éste ritmo de crecimiento demográfico no puede seguir así indefinidamente, está claro que un entorno finito como es el planeta tierra, no puede soportar éste ritmo de crecimiento. Ésto y la industrialización sin medida ha afectado a la economía de muchas formas, pero me voy a centrar en uno de los aspectos, la necesidad de competir entre nosotros, para y como ejemplo más claro, conseguir trabajo y vivir dignamente.

No creo que éste estado de ansiedad que nos provoca la competición y que la mayoría ha aceptado como inherentes en el ser humano moderno, le sea agradable a alguien (aunque hay gente para todo). De todas formas la competividad se puede soportar mejor en algunos ámbitos y profesiones. Pero la cosa cambia en el mundo del arte, sobre todo cuando cada vez se tiene menos claro el concepto de lo que es arte y lo que no, casi todo vale hoy en día, todos los días se rompen nuevas barreras, y cada vez es más importante el concepto abstracto que representa la obra, y no la realización técnica de la obra. Inexplicablemente, por lo menos para mí, en el mundo de la música clásica no es así, y hablo desde el punto de vista de un músico intérprete de música clásica. Y es que como somos cada vez más gente, ¿como hacemos para poder competir en algo tan subjetivo?, cambiando nuestras prioridades en la música, así, si hoy en día en una audición de orquesta, hay una persona que hace una versión original, llena de significado, con un fraseo pensado al 100% pero falla algunas notas, se llevará la plaza la persona que aún inferior musicalmente no ha fallado una sola nota, me gustaría resaltar otra vez, pensando en los trolls que me podrían crucificar que estoy generalizando y que evidentemente no es así en todas las orquestas del mundo, pero en mi opinión es así en la gran mayoría.

Todo el mundo que haya llegado a un cierto nivel con su instrumento, y por supuesto que se quiera dedicar profesionalmente a ello sabe que existe alrededor de él una atmósfera de competividad. En éste mundo, no es tan importante como lo sería en otras artes, lo que tu como artista quieres decir, como la realización técnica de la obra. Claro que es importante el significado concreto que tu quieras transmitir, pero en menor medida que en otras músicas, o en otras artes, y ésto se debe en parte y en mi opinión a que normalmente tocamos música que ha sido compuesta hace muchos años y ha sido analizada armónicamente, estructuralmente, grabada e interpretada incontables veces. Por supuesto estoy generalizando, hay música contemporánea muy buena, pero también es innegable que ya desde el románticismo hay cada vez más distancia de comprensión intelectual y emocional entre el público y el compositor de vanguardia, que prácticamente son todos, porque se sienten obligados a hacer cosas técnicamente nuevas o que rompan con lo anterior. Ésto, desde el punto de vista de un intérprete nos lleva a que empezamos a trabajar una obra que anteriormente ha habido maravillosos intérpretes que la han tocado excepcionalmete, y nos hemos críado profesionalmente con esas grabaciones, y esos artistas tan indebidamente idealizados los ponemos en un pedestal, y llega un día que sin darnos cuenta no concebimos esa obra de otra forma. En parte porque “¿Como se va a equivocar menganito? Si fulanito lo hace así, así debe ser” o incluso aplicado a nuestro profesor, “si mi profesor me lo dice, debe ser así”.

Por otra parte, en mi opinión, pienso que hay un respeto excesivo hacia el compositor, y a su obra. Me resultó esclarecedor, un pequeño discurso que pronunció Ricardo Muti cuando le concedieron un premio americano, decía que las notas era solo la expresión fisica de la música, y que detrás de ellas hay algo intangible e infinito, tocar las notas “todo” el mundo lo puede hacer, pero llegar a lo infinito de la música muy pocos, y partiendo de que ese infinito objetivo, es tremendamente subjetivo y es imposible que sea el mismo de una persona a otra, ¿por qué nos dejamos influir tanto, por qué no somos más autodidactas y nos damos más validez artística?, tanta exigencia técnica nos hace ser borregos.

Siendo el desarrollo del músico tan largo, y teniendo que mantener la motivación para seguir creciendo como músico la motivación correcta es muy importante, y ésto solo lo puede hacer uno mismo y con la guía de un profesor de cierto nivel, y no solo nivel técnico sino espiritual. Después de muchos años, te das cuenta que tu trayectoria como músico se ha centrado en competir, no solo con otros sino también y sobre todo contigo mismo, porque en parte la sociedad te lleva a ello, y lo realmente importante, que es expresar lo que llevas dentro no lo has desarrollado. Poco a poco vas perdiendo la motivación en lo que estás haciendo y te preguntas por qué, hasta que te encuentras a alguien que te recuerda lo que la música es.

Recuerdo a algún lector perdido en la red de redes que se haya encontrado con éste post, que mi objetivo no es dar la visión definitiva del mundo profesional la música culta, son solo reflexiones basadas en una opinión muy personal, que busca expresarse y a lo mejor enriquecer a algún lector.

Un saludo.

Primer post

Antes de escribir nada, quería escribir acerca de lo que pretendo con éste blog, aparte de lo que ponga posteriormente en la descripción de éste.

Mi intención es completamente otra a el otro blog en el que escribía sobre temas de informática, mi intención con aquel blog era aunque probablemente camuflada, obtener visitas. Mis pretensiones con éste blog no es, que obtenga muchos subscriptores ni muchas visitas, simplemente es un ejercicio de plasmar reflexiones, ideas e inquietudes de un servidor, sin que sirva nunca nada de lo que digo como la verdad absoluta. Tampoco pretendo escribir sobre temas que tenga muy reflexionados, ni pretendo una escritura estética. Pretendo que sea una cosa espontánea y sana. Es más  bien como digo, un ejercicio personal de expresión, y si a alguien incluso le aporta algo, me sentiré feliz de que así sea.

También va a ser una gran diferencia con mi anterior blog el que no tenga una temática definida; soy una persona demasiado meticulosa a veces y demasiado perfeccionista, y creo que me puede resultar un buen ejercicio el no poner etiquetas antes de tiempo, ahora mismo me parece que sería como empezar la casa por el tejado.

Con respecto a mí, diré que soy músico, que la música y el arte forman una gran parte de mi vida, que estoy muy interesado en espiritualidad no religiosa, en tomar cada vez más conciencia de todo,  también de paso y sin ser ningún objetivo contagiar conciencia a otras personas y mejorar como ser humano continuamente. No quiero hacer una introducción formal sobre mí, porque me da la impresion que post tras post,  la imagen que tengo de mí va a ir cambiando, al fin y al cabo estamos cambiando o al menos deberíamos, hasta nuestro último suspiro.

Espero que os sintáis bien por aquí.

El terapeuta.